GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Salmo 90 (89): Baje a nosotros la bondad del Señor


Resultado de imagen para Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

Baje a nosotros la bondad del Señor


1Señor, tú has sido nuestro refugio
de generación en generación.

2Antes que naciesen los montes
o fuera engendrado el orbe de la tierra,
desde siempre y por siempre tú eres Dios.

3Tú reduces el hombre a polvo,
diciendo: "Retornad, hijos de Adán".
4Mil años en tu presencia
son un ayer, que pasó;
una vela nocturna.

5Los siembras año por año,
como hierba que se renueva:
6que florece y se renueva por la mañana,
y por la tarde la siegan y se seca.

7¡Cómo nos ha consumido tu cólera
y nos ha trastornado tu indignación!
8Pusiste nuestras culpas ante ti,
nuestros secretos ante la luz de tu mirada:
9y todos nuestros días pasaron bajo tu cólera,
y nuestros años se acabaron como un suspiro.

10Aunque uno viva setenta años,
y el más robusto hasta ochenta,
la mayor parte son fatiga inútil,
porque pasan aprisa y vuelan.

11¿Quién conoce la vehemencia de tu ira,
quién ha sentido el peso de tu cólera?
12Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.

13Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?
Ten compasión de tus siervos;
14por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.

15Danos alegría, por los días en que nos afligiste,
por los años en que sufrimos desdichas.
16Que tus siervos vean tu acción,
y sus hijos tu gloria.

17Baje a nosotros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos.



SALMO 089
View more presentations or Upload your own.
[El v. 1 comienza con estas palabras: «Oración de Moisés, varón de Dios». La Biblia de Jerusalén da a este salmo el título de Fragilidad del hombre. Es el único salmo atribuido a Moisés, quizá a causa de sus conexiones con Génesis y Dt 32. El v. 12 recuerda que del conocimiento de la fragilidad humana procede la sabiduría, que es temor o respeto a Dios. Los vv. 14-17 hacen extensivas a todo Israel la meditación y la oración que se referían a un individuo. Para Nácar-Colunga el título de este salmo esDeprecación de misericordia. El poeta lamenta la brevedad y miseria de la vida y pide a Dios luz para por ella conocer la grandeza divina, ante la cual somos un día que ya pasó: nada. Contiene dos poemas yuxtapuestos: a) contraposición de la eternidad de Dios y la brevedad de la vida humana (vv. 1-12); b) relaciones de Dios con Israel, con una plegaria por la rehabilitación de la nación (vv. 13-17).--
El salmo es una meditación sobre la vida humana. En estilo bellísimo y pintoresco, con abundancia de metáforas, el salmista canta en la primera parte la grandeza de Dios, Señor del universo, anterior a la formación de los montes, para quien mil años son como un día. Frente a esta grandeza divina está la pequeñez e indigencia del hombre, hecho de la tierra, sin consistencia, y cubierto de pecados, que excitan la ira divina. Por sus faltas, la vida humana transcurre triste y en constante turbación. «Es un canto emotivo, de elevación casi único. A la seriedad del pensamiento sobre la pequeñez de la vida humana corresponde la solemnidad y tonalidad grave de expresión. Pero, aunque esté bajo el golpe del dolor y de una punzante melancolía, el poeta no se deja arrastrar por ella fuera de Dios ni de la confianza en Él... Su manera es demasiado viril para entregarse a estériles lamentaciones» (R. Kittel). En el salmo pueden distinguirse tres secciones: vv. 1-6, la eternidad de Dios y la pequeñez del hombre; vv. 7-12, la cólera divina y los pecados del hombre; vv. 13-17, ansias de rehabilitación nacional.--Maximiliano García Cordero, en la Biblia comentada de la BAC]
CATEQUESIS DE JUAN PABLO II
1. Los versículos que acaban de resonar en nuestros oídos y en nuestro corazón constituyen una meditación sapiencial, que, sin embargo, tiene también el tono de una súplica. En efecto, el orante del salmo 89 pone en el centro de su oración uno de los temas más estudiados por la filosofía, más cantados por la poesía, más sentidos por la experiencia de la humanidad de todos los tiempos y de todas las regiones de nuestro planeta: la caducidad humana y el fluir del tiempo.
Pensemos en ciertas páginas inolvidables del libro de Job, en las que se pondera nuestra fragilidad. En efecto, somos como «los que habitan casas de arcilla, fundadas en el polvo. Se les aplasta como a una polilla. De la noche a la mañana quedan pulverizados. Para siempre perecen sin advertirlo nadie» (Jb 4,19-20). Nuestra vida en la tierra es «como una sombra» (Jb 8,9). Job confiesa también: «Mis días han sido más veloces que un correo, se han ido sin ver la dicha. Se han deslizado lo mismo que canoas de junco, como águila que cae sobre la presa» (Jb 9,25-26).
2. Al inicio de su canto, que se asemeja a una elegía (cf. Sal 89,2-6), el salmista opone con insistencia la eternidad de Dios al tiempo efímero del hombre. He aquí la declaración más explícita: «Mil años en tu presencia son un ayer que pasó, una vela nocturna» (v. 4).
Como consecuencia del pecado original, el hombre, por orden de Dios, cae en el polvo del que había sido sacado, como ya se afirma en el relato del Génesis: «Eres polvo y al polvo volverás» (Gn 3,19; cf. 2,7). El Creador, que plasma en toda su belleza y complejidad a la criatura humana, es también quien «reduce el hombre a polvo» (cf. Sal 89,3). Y «polvo», en el lenguaje bíblico, es expresión simbólica también de la muerte, de los infiernos, del silencio del sepulcro.
3. En esta súplica es fuerte el sentido del límite humano. Nuestra existencia tiene la fragilidad de la hierba que brota al alba; inmediatamente oye el silbido de la hoz, que la reduce a un montón de heno. Muy pronto la lozanía de la vida deja paso a la aridez de la muerte (cf. Sal 89,5-6; Is 40,6-7; Jb 14,1-2; Sal 102,14-16).
Como acontece a menudo en el Antiguo Testamento, el salmista asocia el pecado a esa radical debilidad: en nosotros hay finitud, pero también culpabilidad. Por eso, sobre nuestra existencia parece que se ciernen también la ira y el juicio del Señor: «¡Cómo nos ha consumido tu cólera, y nos ha trastornado tu indignación! Pusiste nuestras culpas ante ti (...) y todos nuestros días pasaron bajo tu cólera» (Sal 89,7-9).
4. Al alba del nuevo día, la liturgia de Laudes, con este salmo, disipa nuestras ilusiones y nuestro orgullo. La vida humana es limitada: «los años de nuestra vida son setenta, ochenta para los más robustos», afirma el orante. Además, el paso de las horas, de los días y de los meses está marcado por «la fatiga y el dolor» (cf. v. 10) e incluso los años son como «un suspiro» (cf. v. 9).
He aquí, por tanto, la gran lección: el Señor nos enseña a «contar nuestros días» para que, aceptándolos con sano realismo, «adquiramos un corazón sensato» (v. 12). Pero el orante pide a Dios algo más: que su gracia sostenga y alegre nuestros días, tan frágiles y marcados por la prueba; que nos haga gustar el sabor de la esperanza, aunque la ola del tiempo parezca arrastrarnos. Sólo la gracia del Señor puede dar consistencia y perennidad a nuestras acciones diarias: «Baje a nosotros la bondad del Señor, nuestro Dios; haz prosperar la obra de nuestras manos, ¡prospere la obra de nuestras manos!» (v. 17).
Con la oración pedimos a Dios que un rayo de la eternidad penetre en nuestra breve vida y en nuestro obrar. Con la presencia de la gracia divina en nosotros, una luz brillará en el fluir de los días, la miseria se transformará en gloria y lo que parece sin sentido cobrará significado.
5. Concluyamos nuestra reflexión sobre el salmo 89 cediendo la palabra a la antigua tradición cristiana, que comenta el Salterio teniendo como telón de fondo la figura gloriosa de Cristo. Así, para el escritor cristiano Orígenes, en su Tratado sobre los Salmos, que nos ha llegado en la traducción latina de san Jerónimo, la resurrección de Cristo es la que nos da la posibilidad, vislumbrada por el salmista, de que «toda nuestra vida sea alegría y júbilo» (cf. v. 14). Y esto porque la Pascua de Cristo es la fuente de nuestra vida más allá de la muerte: «Después de alegrarnos por la resurrección de nuestro Señor, mediante la cual creemos que ya hemos sido redimidos y que también nosotros resucitaremos un día, ahora, pasando con gozo los días que nos queden de vida, nos alegramos de esta confianza, y con himnos y cánticos espirituales alabamos a Dios por Jesucristo nuestro Señor» (Orígenes-Jerónimo, 74 omelie sul libro dei Salmi, Milán 1993, p. 652).
[Audiencia general del Miércoles 26 de marzo de 2003]
MONICIÓN SÁLMICA
Después de la celebración alegre del domingo, empezamos hoy un nuevo día y una nueva semana de trabajo con un salmo sapiencial que nos hace meditar sobre la brevedad y fragilidad de la vida del hombre, corta trayectoria entre el nacer y el morir, repleta, además, de miserias y limitaciones, fruto de nuestras culpas e infidelidades: Mil años en tu presencia son un ayer, que pasó; nuestros años se acaban como un suspiro. Pero el salmo, a pesar de sus acentos oscuros, nos abre a la esperanza. Dios tiene compasión de sus siervos. El nuevo día que empezamos puede traernos la misericordia del Señor, su perdón, la alegría y el júbilo; así pensaba ya el salmista, que desconocía aún la inmortalidad futura: Vuélvete, Señor, ten compasión de tus siervos; por la mañana sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será alegría y júbilo. Si así pensaba el salmista en los umbrales de la revelación, el salmo, meditado por quienes somos sabedores de la resurrección que Dios tiene preparada a los hombres, se abre a perspectivas mucho más esperanzadoras. La mañana en que estamos y que recuerda el salmo, nos puede evocar la mañanadefinitiva, el momento todo luz, en que aparecerá el Hijo del hombre, momento del cual este comienzo de día es débil imagen: En aquella mañana, Señor, cuando vengas a juzgar al mundo, sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será eternamente alegría y júbilo. Oración I: Señor, antes que fuera engendrado el orbe de la tierra, desde siempre y para siempre, tú eres Dios y soportas que nosotros, frágiles y culpables, continuemos habitando en la tierra de los vivos y nos das días y años para que adquiramos un corazón sensato: que el amor, Señor, nos haga siempre dóciles a tu voluntad, que nuestras acciones proclamen la obra de tus manos para que así podamos un día gozar eternamente de la dulzura de tu presencia. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Oración II: Dios y Señor del tiempo y de la eternidad, antes de que retornemos al polvo del que fuimos formados, tu paciencia nos concede días y años, para que adquiramos un corazón sensato: que baje a nosotros tu bondad y haga, durante este día, prósperas las obras de nuestras manos, para que se manifiesten al mundo tu bondad y tu gloria. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
[Pedro Farnés]
* * *
NOTAS A LOS VERSÍCULOS DEL SALMO
Meditación sobre la brevedad de la vida humana, con súplica esperanzada.
V. 1: Dios sobrepasa las generaciones, acogiéndolas a todas.
V. 2: Sobrepasa la edad de la creación. Sobrepasa todos los tiempos porque su tiempo es el «siempre».
V. 3: Con el «siempre» divino contrasta la breve vida humana: sentencia de Dios que recuerda el pecado de Adán.
VV. 4-5-6: Hay un marcado descenso en estos versos: los mil años para Dios, el ciclo anual de las plantas, el ciclo diurno de las flores. Así se estrecha la vida del hombre en la meditación, porque el límite se presenta con intensidad.
VV. 7-9: Lo más grave de esa brevedad es que es revelación y presencia de la cólera divina; el tiempo es limitado por la cólera divina que provocó el pecado; aun este tiempo limitado queda medio vacío;
V. 10: aun la vida más larga tiene un carácter de «fatiga inútil» por su límite irremediable.
V. 12: Aceptar esta limitación con corazón resignado, es ya una sabiduría que pedimos a Dios y que, en cierto modo, vence la tristeza. Pero no basta,
V. 13: y en la nueva sección se repiten las súplicas: ¿hasta cuándo? es pregunta típica de la lamentación. V. 14: La mañana es la hora propicia en que Dios escucha, en su templo. Él puede llenar la vida breve de alegría y de júbilo, V. 15: compensando así los años malos y tristes. VV. 16-17: Esta vida humana es capaz de otra plenitud: el contemplar la revelación de Dios en el tiempo. El tiempo queda lleno de la acción de Dios y el que lo contempla se llena del misterio. Además Dios envía su favor y da plenitud a nuestras empresas humanas. Llenos de esta plenitud divina, nuestros trabajos y nuestros días, parecen superar el tiempo y nosotros salimos de la meditación con esperanza. Para la reflexión del orante cristiano.- Pero todavía queda una respuesta más alta. La condición cristiana no ha cambiado la vida humana en su carácter temporal: el cristiano sigue «triste por la certeza de morir». Pero también Cristo ha entrado en esta finitud humana, ha pasado por la muerte, venciéndola, y con su resurrección ha inaugurado la nueva vida que es plenitud sin término. Si nuestras obras participan de la resurrección de Cristo, quedan llenas para siempre.
[L. Alonso Schökel] Este salmo, para muchos el primero en antigüedad, es por la forma una oración lamentativa, de índole penitencial y colectiva sobre lo deleznable de la vida humana. Muchos autores lo creen compuesto de dos salmos distintos, vv. 1-12 y vv. 13-17. Tres partes se distinguen en él: a) quejas sobre la brevedad de la vida humana, vv. 1-6; b) confesión de los pecados, vv. 7-11; c) petición de misericordia para el pueblo, vv. 12-17. V. 1a: El título adjudica este salmo a Moisés. Para San Agustín, el nombre de Moisés se explica aquí por una mera ficción literaria. VV. 1b-6: Un comienzo hímnico reconoce el refugio que, por largas generaciones, ha encontrado en Dios el pueblo. Este primer verso no se compagina ni en ritmo ni en idea con los siguientes. Los siguientes rinden homenaje a la eternidad divina. En contraste con la eternidad de Dios, la brevedad de la vida humana: un sueño, como heno, la hierba efímera; una vigilia o tercera parte de la noche entre los hebreos. VV. 7-11: La razón de esa brevedad es la ira de Dios, provocada por nuestras culpas. Consecuencias: la fugacidad de la vida, que pasa con la rapidez de un gemido; su limitación a setenta u ochenta años; su vaciedad, pues aun lo mejor de ellos, el orgullo, es fatiga inútil, que presto acaba en la muerte. VV. 12-17: Una tras otra se suceden las peticiones, siempre colectivas: Enséñanos a calcular nuestros años en ese temor a ti debido, y con sabia previsión de su fin adquiramos un corazón sensato (v. 12).
[R. Arconada, en La Sagrada Escritura. Texto y comentario, de la BAC]
MONICIONES PARA EL REZO CRISTIANO DEL SALMO
Introducción general Según el parecer de R. Kittel, el salmo 89 «es un canto emotivo, de elevación casi único. A la seriedad del pensamiento sobre la pequeñez de la vida humana corresponde la solemnidad y la tonalidad grave de expresión». El poeta constata la precariedad de la existencia personal y nacional con el dominio eterno de Dios. Nada mejor, para dimensionar la transitoriedad de la vida humana, que acudir a la tridimensionalidad del tiempo: pasado (vv. 1-6), presente (vv. 7-11) y futuro (vv. 12-17). El resultado de esta meditación-oración sobre el tiempo no es la estéril lamentación. La vida humana es capaz de contemplar la revelación de Dios en el tiempo. Con ello, esta vida se llena de plenitud, mientras Dios envía su favor y colma las empresas humanas. Colmados nuestros trabajos y nuestros días, superamos el tiempo y salimos de la meditación con una nueva esperanza. En esta meditación sobre la brevedad de la vida humana existe una fluidez del plural al singular. La primera parte tiene tonos hímnicos. La segunda, un matiz más sapiencial. En la tercera se conjuntan ambos aspectos. Consiguientemente, proponemos la salmodia siguiente: AsambleaEstabilidad y eternidad de Dios: «Señor, tú has sido... la siegan y se seca» (vv. 1-6) PresidenteCaducidad de la vida humana: «¡Cómo nos ha consumido... el peso de tu cólera» (vv. 7-11). AsambleaSúplica para el futuro: «Vuélvete, Señor... las obras de nuestras manos» (vv. 12-17). Una vocación de eternidad La contraposición entre Dios y el hombre es la que existe entre la eternidad y el tiempo. Dios es anterior a todos los siglos; el hombre, fruto de un año, tiempo limitado, hierba que se seca. El hombre tiene, sin embargo, una vocación de eternidad, porque hubo entre nosotros un hombre, con nuestra misma carne, que pudo decir con verdad: «Antes que naciese Abraham, Yo soy» (Jn 8,58). Como el Dios salvador del destierro, es el «Primero y el Ultimo»; el Hombre salvado de nuestro tiempo es el «Alfa y el Omega, el principio y el fin, el que es, era y vendrá» (Ap, 1,8). En una palabra, «permanece para siempre». «De ahí que puede salvar perfectamente a los que por él se llegan a Dios». Cristo ha roto las fronteras del tiempo. Ha situado al hombre en un horizonte de eternidad. La función de este mundo está para concluir El salmista describe la fugacidad del presente como un vuelo. Su contenido es fatiga inútil. Es consecuencia del pecado, que desencadena la ira divina y cuyo salario es la muerte. Cuando Dios descargó sobre Jesús la culpa de todos nosotros, una vez que bebió el cáliz de la ira divina, la existencia humana deja de ser una fatiga inútil, adquiere un peso específico. Tan sólo es necesario que el hombre esté dispuesto a perder su vida en este mundo (Jn 12,25). No se nos ahorra la fugacidad del presente. Se nos patentiza que la vida en este mundo es una representación y está para concluir. En consecuencia, «no ponemos nuestros ojos en las cosas visibles, sino en las invisibles; las visibles son temporales; las invisibles, eternas» (2 Co 4,8). Tendrán alegría eterna Quien vive el peso de su existencia siente la tentación de preguntar «¿hasta cuándo?». Aquí no es una pregunta desesperada. El orante conoce la «bondad del Señor». De ella fluye una secreta alegría para los días y los años, parecida a la alegría que suscita la mañana en quien veló y oró durante toda la noche. He aquí que ha despuntado una mañana de júbilo eterno: el Señor resucitado es la luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. No sólo hace soportable la pregunta por el futuro «¿hasta cuándo»?; también sanea la aflicción presente que motiva la pregunta. «Por la momentánea y ligera tribulación nos prepara un peso eterno de gloria incalculable» (2 Co 4,17). Cuando se manifieste Cristo, nuestra vida, veremos la obra que Dios ha consumado en nosotros a costa del sufrimiento y gozaremos de una alegría eterna. Resonancias en la vida religiosa Ante la perennidad de Dios: El salmo 89 nos ofrece la oportunidad de meditar sobre la brevedad de nuestra vida y sobre el sentido de nuestra existencia, confrontándola con la perennidad de Dios. La finitud de lo que somos y hacemos, la certeza de morir nos entristece. Nuestras enfermedades y nuestros achaques anuncian que somos seres para la muerte: nuestros fracasos, las imperfecciones de nuestras obras preanuncian que todo en nosotros acaba. Jesús mismo entró, expatriándose del Padre, en nuestro destierro, en nuestra condición limitada y trivial; llegó hasta pasar el mal trago de la muerte, pero Dios Padre, que fue siempre su refugio, se volvió a Él y le sació por la mañana de su misericordia, resucitándolo de la muerte y llenando todo su futuro de alegría y júbilo. Seguimos los pasos de Jesús, cuando aceptamos esta vaciedad del tiempo, como expresión de nuestra lejanía de Dios y consecuencia lógica del pecado del mundo; mas también, cuando invocamos al Padre para que se vuelva hacia nosotros y actúe para transformar la condición de nuestro mundo. Estamos seguros de que podemos contemplar la plenitud de Dios en el tiempo, cuando le hacemos protagonista de nuestra historia. Ante la perennidad de Dios, el sentido de nuestra vida se trueca en alegría imperecedera. Oraciones sálmicas Oración I: Dios eterno, ante quien mil años son un ayer que pasó, rescata nuestro tiempo de su inutilidad y vaciedad; cólmalo de tu plenitud enviándonos el Espíritu de tu Hijo para que toda nuestra vida sea alegría y júbilo. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén Oración II: Vuélvete, Señor, hacia nosotros, pues nuestra vida es una fatiga inútil, nuestros años pasan aprisa y vuelan; que tus siervos vean tu acción y gloria en Jesús para que no pongamos nuestros ojos en las cosas visibles, sino en las invisibles y eternas. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén. Oración III: Porque Tú estás a nuestro lado no nos acobardamos, aunque nuestro exterior vaya decayendo; Tú vas renovando nuestro interior de día en día, porque nuestras penalidades momentáneas y ligeras nos producen, gracias a ti, una riqueza eterna, una gloria que las sobrepasa desmesuradamente.
[Ángel Aparicio y José Cristo Rey García]
Meditación sobre la brevedad de la vida humana, con súplica esperanzada. V. 1: Dios sobrepasa las generaciones, acogiéndolas a todas. V. 2: Sobrepasa la edad de la creación. Sobrepasa todos los tiempos porque su tiempo es el "siempre". V. 3: Con el "siempre" divino contrasta la breve vida humana: sentencia de Dios que recuerda el pecado de Adán. VV. 4-5-6: Hay un marcado descenso en estos versos: los mil años para Dios, el ciclo anual de las plantas, el ciclo diurno de las flores. Así se estrecha la vida del hombre en la meditación, porque el límite se presenta con intensidad. VV. 7-9: Lo más grave de esa brevedad es que es revelación y presencia de la cólera divina; el tiempo es limitado por la cólera divina que provocó el pecado; aun este tiempo limitado queda medio vacío; V. 10: aun la vida más larga tiene un carácter de "fatiga inútil" por su límite irremediable. V. 12: Aceptar esta limitación con corazón resignado, es ya una sabiduría que pedimos a Dios y que, en cierto modo, vence la tristeza. Pero no basta, V. 13: y en la nueva sección se repiten las súplicas: ¿hasta cuándo? es pregunta típica de la lamentación. V. 14: La mañana es la hora propicia en que Dios escucha, en su templo. Él puede llenar la vida breve de alegría y de júbilo, V. 15: compensando así los años malos y tristes. VV. 16-17: Esta vida humana es capaz de otra plenitud: el contemplar la revelación de Dios en el tiempo. El tiempo queda lleno de la acción de Dios y el que lo contempla se llena del misterio. Además Dios envía su favor y da plenitud a nuestras empresas humanas. Llenos de esta plenitud divina, nuestros trabajos y nuestros días, parecen superar el tiempo y nosotros salimos de la meditación con esperanza. Para la reflexión del orante cristiano.-  Pero todavía queda una respuesta más alta. La condición cristiana no ha cambiado la vida humana en su carácter temporal: el cristiano sigue "triste por la certeza de morir". Pero también Cristo ha entrado en esta finitud humana, ha pasado por la muerte, venciéndola, y con su resurrección ha inaugurado la nueva vida que es plenitud sin término. Si nuestras obras participan de la resurrección de Cristo, quedan llenas para siempre. [L. Alonso Schökel] Este salmo, para muchos el primero en antigüedad, es por la forma una oración lamentativa, de índole penitencial y colectiva sobre lo deleznable de la vida humana. Muchos autores lo creen compuesto de dos salmos distintos, vv. 1-12 y vv. 13-17. Tres partes se distinguen en él: a) quejas sobre la brevedad de la vida humana, vv. 1-6; b) confesión de los pecados, vv. 7-11; c) petición de misericordia para el pueblo, vv. 12-17. V. 1a: El título adjudica este salmo a Moisés. Para San Agustín, el nombre de Moisés se explica aquí por una mera ficción literaria. VV. 1b-6: Un comienzo hímnico reconoce el refugio que, por largas generaciones, ha encontrado en Dios el pueblo. Este primer verso no se compagina ni en ritmo ni en idea con los siguientes. Los siguientes rinden homenaje a la eternidad divina. En contraste con la eternidad de Dios, la brevedad de la vida humana: un sueño, como heno, la hierba efímera; una vigilia o tercera parte de la noche entre los hebreos. VV. 7-11: La razón de esa brevedad es la ira de Dios, provocada por nuestras culpas. Consecuencias: la fugacidad de la vida, que pasa con la rapidez de un gemido; su limitación a setenta u ochenta años; su vaciedad, pues aun lo mejor de ellos, el orgullo, es fatiga inútil, que presto acaba en la muerte. VV. 12-17: Una tras otra se suceden las peticiones, siempre colectivas: Enséñanos a calcular nuestros años en ese temor a ti debido, y con sabia previsión de su fin adquiramos un corazón sensato (v. 12). [R. Arconada, en La Sagrada Escritura. Texto y comentario, de la BAC] Comentario exegético
[El v. 1 comienza con estas palabras: "Oración de Moisés, varón de Dios". La Biblia de Jerusalén da a este salmo el título de Fragilidad del hombre. Es el único salmo atribuido a Moisés, quizá a causa de sus conexiones con Génesis y Dt 32. El v. 12 recuerda que del conocimiento de la fragilidad humana procede la sabiduría, que es temor o respeto a Dios. Los vv. 14-17 hacen extensivas a todo Israel la meditación y la oración que se referían a un individuo. Para Nácar-Colunga el título de este salmo es Deprecación de misericordia. El poeta lamenta la brevedad y miseria de la vida y pide a Dios luz para por ella conocer la grandeza divina, ante la cual somos un día que ya pasó: nada. Contiene dos poemas yuxtapuestos: a) contraposición de la eternidad de Dios y la brevedad de la vida humana (vv. 1-12); b) relaciones de Dios con Israel, con una plegaria por la rehabilitación de la nación (vv. 13-17).--

El salmo es una meditación sobre la vida humana. En estilo bellísimo y pintoresco, con abundancia de metáforas, el salmista canta en la primera parte la grandeza de Dios, Señor del universo, anterior a la formación de los montes, para quien mil años son como un día. Frente a esta grandeza divina está la pequeñez e indigencia del hombre, hecho de la tierra, sin consistencia, y cubierto de pecados, que excitan la ira divina. Por sus faltas, la vida humana transcurre triste y en constante turbación. "Es un canto emotivo, de elevación casi único. A la seriedad del pensamiento sobre la pequeñez de la vida humana corresponde la solemnidad y tonalidad grave de expresión. Pero, aunque esté bajo el golpe del dolor y de una punzante melancolía, el poeta no se deja arrastrar por ella fuera de Dios ni de la confianza en Él... Su manera es demasiado viril para entregarse a estériles lamentaciones" (R. Kittel). En el salmo pueden distinguirse tres secciones: vv. 1-6, la eternidad de Dios y la pequeñez del hombre; vv. 7-12, la cólera divina y los pecados del hombre; vv. 13-17, ansias de rehabilitación nacional.-- Maximiliano García Cordero, en la Biblia comentada de la BAC]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores